Tiempo de lectura: 2 minutos

Estamos en febrero y ya toca reconocer nuestras fallas, asumirlas para retomar los hábitos que nos propusimos hace apenas unas semanas.

No importa el mes del año, siempre es válido hablar de volver a tomar o reanudar esos buenos hábitos que interrumpimos, pues retomar es una realidad que debemos practicar todos los días.

Aunque oímos mucho sobre los hábitos, vale la pena revisar cómo se define el término en el diccionario: son pautas estables de comportamiento que ayudan a personas para orientarse y formarse mejor, permitiéndoles organizarse tanto a nivel personal como colectivo. Entonces los hábitos son las conductas que repetimos muchas veces hasta que forman parte de nuestras actividades diarias.

El año pasado durante la pandemia me dediqué a cambiar bastante los hábitos de comida y de rutina que teníamos en casa. El “nuevo normal” nos llevó a hacer cambios drásticos en nuestro día a día. Medité y concluí que no podíamos seguir igual sabiendo que el mundo entero había cambiado, así que ¿por qué no hacer cambios también en nuestros hábitos saludables?

He aprendido que todo en la vida tiene un tiempo. A veces, somos muy permisivas con nosotras mismas y dejamos que la pereza, la rutina y las malas costumbres nos alcancen, se apoderen y se arraiguen en nuestro ser.

Luego de tener una rutina disciplinada y estricta me fui de vacaciones con mi familia, fue imposible hacer la dieta al 100% y lo más delicado fue poder retomar mis buenos hábitos al regreso. Quiero contarles que me costó muchísimo. Un día, estando sola unos minutos en casa me puse a pensar cuál era el principal problema que me impedía retomar los hábitos que amo y que disfruto. En ese momento tuve una respuesta dentro de mí que llevó a reconocer que era mi falta de dominio propio. Y sí, me dolió mucho la respuesta interior, pero también me hizo recapacitar, meditar por un momento acerca de esa falta de control y de dominio que llega a ejercer tanto poder en una persona. En ese momento me levanté de la silla y dije: ¡No más, hoy mismo empiezo de nuevo!

También puedes leer:

Para esas determinaciones debemos de tener carácter firme y saber que tenemos el poder para hacer que nuestras debilidades se vuelvan fortalezas. Así que solo queda una opción, reconocer los fallos, asumirlos y retomar los hábitos de vida saludable emprendidos meses atrás y avanzar hacia la meta y objetivos trazados para lo que queda de este año.

Me permito compartirte algunos consejos para que puedas retomar esos hábitos que te llevarán a buenos y satisfactorios resultados:

– De la mano de la dieta balanceada, también debemos comenzar realizar ejercicio o algún deporte con constancia y disciplina por lo menos 3 a 5 días a la semana.

– Tomar como mínimo 8 a 10 vasos de agua al día.

– Come frutas, hortalizas y verduras. Visita a una nutricionista para conocer bien lo que tu cuerpo necesita y las cantidades correctas.

– Retoma tu horario de sueño habitual.

– Lee un libro. Alimenta tu alma con lecturas.

– Dedica unos minutos de tu día a reflexionar u orar. En la aplicación de la Biblia hay pequeños planes que pueden edificar mucho tu vida.

– Rodéate de personas con metas similares a las tuyas.

Créeme, estas acciones van más allá de mejorar tu figura física, tienen el poder de transformar a tu familia y a tu entorno. En conjunto, todo hará más llevadero tu proceso. ¡Sí se puede! ¡Es hora de retomar nuestros hábitos de vida saludables!

Silvia Lemus

Esposa y madre. Amo ayudar al prójimo. Disfruto escribir y trabajar para ver el mundo diferente.

Silvia Lemus – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes