fbpx

¡Mamá primeriza en cuarentena!

¡Mamá primeriza en cuarentena!

¿Cómo se vive el hermoso tiempo del embarazo en medio de la pandemia del coronavirus? ¿Dónde queda la ilusión de una mamá primeriza durante la cuarentena?

Vaya si traer vida al mundo es la experiencia más desconocida, milagrosa, trascendental y aterradora que se pueda vivir. He tenido sentimientos que no sabía que tenía y el famoso «instinto materno» es más real de lo que nunca imaginé.

Semana 29 y aún en cuarentena mi reloj natural no se detiene, en 11 semanas tendré a mi anhelado Santiago en los brazos, pero tengo que abrir mi corazón para decir que en este periodo he querido adelantar el tiempo y otras ocasiones he sentido que se me escapa de las manos.

La cuarentena ha sido la lupa amplificadora de todos los sentimientos que nacen en el corazón y pasan a la mente de una futura madre. Días de crisis mundial, en los que la confianza del mundo entero reposa en el desinfectante y las mascarillas. He querido que mi Santiago no nazca en esta locura de mundo, en esta situación tan incierta.

Tuve mis días en los que peleé con este famoso virus, lo vi como el enemigo que llegó a quitarme la oportunidad de celebrar mi alegría con familia y amigos, cuando tuve que cancelar mis tres baby showers, mi curso prenatal completo y el tiempo de comprar y preparar todo para nuestro hijo. Cómo esta etapa tan anhelada desde pequeña no podía ser como lo soñé. En verdad deseé que esto fuera solo un mal sueño, pero hoy quiero que pase pronto.

En silencio, algunas noches me he ido a dormir con la esperanza que esto termine, que a la mañana siguiente todo haya acabado… He tenido días en los que mis hormonas parecen llevarse todo el positivismo y la alegría para dejarme algunas dudas en mi mente. ¿Será que Dios no hace milagros en nuestras vidas porque no estamos preparados para verlos y creerlos? O ¿será que Él hace milagros todos los días y lo único que debemos hacer es permitirnos verlos?

Al final encontré respuestas. Dios me las ha dado palpablemente cuando descubrí el significado de la fe, pues aunque todavía no veo a mi hijo, aún no lo tengo en mis brazos, sé que está ahí sano y fuerte, estoy segura que sabré cómo actuar y cómo cuidarlo en un hogar donde no le faltará el amor.

Entonces esta cuarentena toma sentido, ya no es más mi enemiga, es la forma en que Dios ha querido enseñarnos a quienes le amamos, que todo obra para bien. Cuando mis fuerzas se desvanecen Él me hace comprender que yo no estoy en control, pero Él sí, que el nacimiento de nuestro hijo no cae fuera de tiempo sino todo lo contrario, es el milagro que soñamos, que aún cuando su cuarto está vacío de muebles, ya está lleno de ilusión alegría y confianza que Dios proveerá todo lo necesario y más.

El milagro lo he recibido todos los días, a través de ver las maravillas y enseñanzas de Dios, sentir el amor eterno que solo viene él, su paz infinita, su presencia infalible sobre nosotros y saber que Santiago, en mi vientre ya percibe la presencia de Dios y Su Espíritu Santo.

Enamorada de Dios y de la vida. Licenciada en Administración de Empresas, esposa feliz, futura mamá, emprendedora y soñadora.

Carolina Vargas de García – who has written posts on Ladrona de frases.


Artículos relacionados

Comenta

Tu email no sera publicado en ningún momento. Requieres llenar los campos marcados *

1 Comentraio

  • César Vargas
    abril 8, 2020, 5:03 pm

    La gloria de Dios y su perfecto amor se manifiestan con mayor esplendor cuando hay poco o nada, cuando enfrentamos una encrucijada, cuando aceptamos que no podemos más o cuando nuestras fuerzas han diezmado.

    REPLY

Últimos posts

Autoras

Más comentados

– who has written posts on Ladrona de frases.