fbpx



  • ¡Un amor incondicional y constante!

    ¡Un amor incondicional y constante!0

    A pesar de que siempre me han encantado lo perritos, por años me negué, porque tenía claro lo que implicaba: mucho amor, dedicación, cuidado y trabajo extra. Y no esperaba disfrutar de una mor incondicional y constante. Durante ocho años mis dos hijas insistieron en que compráramos un perro, pero a pesar de que siempre

  • El peludito que me robó el corazón

    El peludito que me robó el corazón0

    Junior fue el peludito que me robó el corazón con sus travesuras. Un cáncer en el hígado nos llevó a tomar la decisión más difícil que hemos tomado con mis hijos. Tener una mascota en casa siempre implica muchas actividades, sobre todo el cuidado, a mi manera de verlo, es como tener un hijo más.

  • ¡Cuando la amiga peluda se va!

    ¡Cuando la amiga peluda se va!0

    El perro es el mejor amigo del hombre. Su amor incondicional, lealtad inquebrantable y fidelidad le atribuyen tan alto honor, por eso cuando la amiga peluda se va deja un vacío en el corazón. Turpa, quien con su amor, lealtad y protección incondicional conquistó nuestro corazón, fue una amiga peluda excepcional. Nació en el 2010

  • Renzo, mi eterno amigo laureado

    Renzo, mi eterno amigo laureado0

    Renzo, mi hermoso amigo chihuahueño color trigo estuvo conmigo durante trece años. Tiempo exacto para descubrir que su nombre le quedó ideal, laureado, así era él. Renzo llegó antes que naciera mi hijo y desde el primer instante se convirtió en un miembro más de nuestra familia. Participó en viajes, en reuniones y en todos

  • Iker

    Iker0

    Amante del Real Madrid, le dio a su cachorro el nombre de su jugador favorito, el portero Iker Casillas. Iker llegó a casa arropado en todas las promesas que hizo mi hijo para convencerme de que lo mejor que nos podía pasar en la vida era tener un perrito nuevo. Dijo que lo bañaría todas

  • Cuidados de mi mascota en la cuarentena

    Cuidados de mi mascota en la cuarentena0

    La cuarentena por el COVID-19 no solo ha venido a impactar a nuestras vidas, sino que también a las de nuestros peluditos. De pronto todo se trastocó.  Ya no podemos salir a la calle y debemos pasar todo el tiempo en nuestra casa. En mi caso, trabajando a distancia, lo cual me requiere largas horas