fbpx



  • ¡No me lances lejos, mamá, solo déjame volar!”

    ¡No me lances lejos, mamá, solo déjame volar!”0

    En esta oportunidad, donde mamá se desahoga sobre su labor material, traigo una petición desde los ojos de la niña de 53 años que soy: “No me lances lejos, mamá.” Hay tantos tipos de relación padres/hijos que no terminaríamos jamás de escuchar, observar y analizar cada uno. Yo he decidido compartir mi humilde, y quizá́

  • ¡Feliz día al mejor papá del mundo!

    ¡Feliz día al mejor papá del mundo!1

    Papá, me siento orgullosa de llevar tu apellido, de ser tu hija y de avanzar por la vida con la frente en alto porque tu legado nos respalda y nos inspira.

  • Papá: caballero elegante y romántico

    Papá: caballero elegante y romántico1

    El Alzheimer me lo robó, cruel y lentamente. Al principio se lo atribuimos a esa personalidad tan artística y “espíritu de barrilete” como mi papá le llamaba. Experto en narrar historias y contar malos chistes, capaz de entablar conversación aún con el poste de la luz, de dulce mirar, voz de galán de serie épica

  • Mi herencia millonaria

    Mi herencia millonaria3

    Dios le dio un corazón tan grande, que se empezó a debilitar tras el primer infarto, sin embargo nunca perdió la oportunidad para darme consejos que han formado mi vida. Su herencia fue millonaria. Su carácter afable daba la apertura para tener charlas interminables viendo las estrellas en el mar, su lugar preferido al que

  • Papá, un ser humano que practica muchos verbos

    Papá, un ser humano que practica muchos verbos0

    Mi papá es un verbo porque me ama como nadie más, porque me ha enseñado lo mejor de la vida, porque ha trabajado duro para darme lo mejor, porque se ha cansado en el camino y ha sabido permanecer. Mi papá es un verbo porque ha hecho vivas muchas palabras: amar, enseñar, trabajar, caminar, permanecer.

  • Mi padre, un caballero elegante, romántico y casi mágico

    Mi padre, un caballero elegante, romántico y casi mágico4

    El Alzheimer me lo robó, cruel y lentamente… al principio sin ni siquiera estar consciente de qué se trataba. Atribuyéndoselo todo a esa personalidad tan artística y libre “espíritu de barrilete” como le llamaba. Experto en narrar historias y contar malos chistes, capaz de entablar conversación aún con el poste de la luz, de dulce