Tiempo de lectura: 3 minutos

Junior fue el peludito que me robó el corazón con sus travesuras. Un cáncer en el hígado nos llevó a tomar la decisión más difícil que hemos tomado con mis hijos.

Tener una mascota en casa siempre implica muchas actividades, sobre todo el cuidado, a mi manera de verlo, es como tener un hijo más.

En mi familia hay dos hijos, una adolescente de 13 años cuya inquietud es ser veterinaria, le encantan los perros, y mi hijo mayor de 20 años, quien fungía como Alfa de Junior, un perro de raza Schnauzer.  

Los perritos o peludos, como cariñosamente les decimos llegan a nuestra vida de formas diferentes. A mí me llegó muy tarde, de niña no nos permitían tener mascotas y sinceramente hubiera querido tener esa oportunidad. Mayor tuve ese privilegio, pero para ser sincera, seguía con el pensamiento de no tener mascotas en casa, pero a mis hijos sí les encantan.

La tercera mascota me cambió el pensamiento, Junior fue inquieto desde cachorrito, yo le decía “eres un diablo”, pues me dedicaba sus travesuras. Años después leímos en un artículo que nos ilustró que lo que él buscaba era mi aceptación y que dejara de ignorarlo tanto.

En mis noches de trabajo, Junior se sentaba a mi lado atento a lo que hacía, tenía una forma particular de vernos y nos pedía que lo acariciáramos topando su cabeza con la mano o la pierna.  Era muy astuto, cuando hacía una travesura se refugiaba inmediatamente en su casa y no salía, pero ni las narices asomaba.

Junior

Así que, empecé a convivir más con Junior y cuando ya lo amaba, empezó a enfermar gravemente. Nunca voy a olvidar la fecha en que empezamos con el largo camino de la pérdida de un ser animal amado, fue el 26 de diciembre de 2019.

Para ese momento ya consideraba a Junior otro miembro más de la familia. Se vio muy mal por un tumor, tuvo su primera operación y los resultados fueron favorables aparentemente, pero seis meses después de la cirugía se le formó una masa que le oprimía sus órganos internos.

En octubre del 2020 nuevamente visitó el quirófano por otro tumor, lo que provocó metástasis. El diagnóstico fue cáncer en el hígado. La pandemia nos perjudicó muchísimo, las limitaciones de horario y la movilidad, pero logramos hacerles quimioterapia. El veterinario que llevaba su caso nos indicó que solamente estábamos comprando unos meses más de vida. Eso realmente nos impactó a todos en la familia. Yo, en el fondo de mi corazón quería un milagro.

El sábado 12 de junio del 2021 por la noche, Junior falleció, la decisión más difícil que tuve que enfrentar junto con mis hijos, fue llevarlo a que lo durmieran y pudiéramos terminar con su sufrimiento.

¿Cómo sobrellevamos el luto de esta pérdida? Tomamos la decisión de recordarlo juguetón y noble, decidimos pasar por alto sus últimos días. Siempre nos quedará la satisfacción de haberle dado una buena vida y haber peleado con él hasta el último momento intentando todo el recurso útil para demostrarle cuánto lo queríamos.

Junior nos dejó una lección, sobre todo a mí, el amor de una mascota es incondicional, ellos nos aman y nosotros debemos corresponderles de la misma forma. Te queremos y te extrañaremos Junior, estarás siempre en nuestros corazones. Sobre todo yo, tu compañía en mis noches de trabajo y en mis tardes de fin de semana.

Amante del café, vino y una buena lectura. Aprendiz de la vida y el universo. Soy de Guatemala el país de la eterna primavera.

Nydia González – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes