Tiempo de lectura: 3 minutos

Cuando encuentras el motivo correcto para “ser” saludable y no solo “verte” delgada, harás todas las cosas que antes detestabas.

Es común que incluyamos en nuestras metas la combinación de peso y salud. Yo, durante años lo he incluido en mis planes, pero en esta área mi balance ha sido negativo.

No pretendo justificarme, pero quiero contarles que soy una extraña combinación que no me dejan ser tan “fit” como quisiera. En primer lugar, mi cuerpo es lo que las especialistas clasifican en la categoría de pera o triángulo, es decir, tengo anchas las caderas y es en ellas y en el abdomen donde la grasa se acumula. Segundo, soy de complexión gruesa.

En tercer lugar, me encanta comer, especialmente pasteles y todas esas delicias que usualmente están hechas con harina, azúcares, chocolates y todo lo “engordativo” (palabra que no existe, pero que ilustra bien lo que quiero decir). En cuarto lugar, no soy muy disciplinada. ¡Oh, cielos! Soy una combinación peligrosa.

En las últimas décadas he probado ir a la nutricionista, tomar gotas maravillosas, hacer dietas mágicas y hasta llegué a considerar una cirugía que acabara con el problema de raíz 😉 pero tuve que profundizar e ir más allá de toda la parte externa para encontrar los verdaderos motivos por los que “necesitaba” verme bien y encontré la razón más poderosa: salud.

Concluí que más allá de la parte estética, es importante poner atención a la vida útil de los órganos que forman mi cuerpo: el hígado, el páncreas, riñones, corazón… Concluí que quiero una larga vida, pero sana, para eso todo mi sistema interno necesita recibir nutrientes que se potencializan con el ejercicio y fue así como descubrí que podría llegar a disfrutar del ejercicio. ¡Quién lo diría! A los 44 años me encontré con la novedad de acudir al gimnasio y empecé a disfrutar de los beneficios de la química del cuerpo con la endorfina, la hormona de la felicidad.

Ya son como 30 meses de ese proceso que ha tenido sus altas y bajas, el pleito con la disciplina y la conciencia alimenticia en medio de la pandemia ;/ pero también con la aceptación de mí misma (mis debilidades físicas y emocionales) para no estresarme con esa figura curvilínea que veo en el espejo y que pudo dejar la talla 12 para entrar en una 6 y en la mejor temporada la 4.

Lo tengo que decir, en mis metas fit he cosechado más fracasos que éxitos, pero hoy tengo menos culpa y más conciencia de prolongar mi salud. Este año está dentro de mis metas, pero no estoy concentrada en bajar de peso, sino en ser saludable, quizás el resultado se refleje en la ropa –a lo mejor no–, pero lo que quiero decir es que dejé de desear verme delgada para concentrarme en ser una mujer de cuarenta y pico saludable, llena de vida. Quizás vuelva a pecar con un cheescake, mole de plátano, un queso fundido o una pasta de esas con mucho queso… Pero, al día siguiente trataré de levantar una pesa y estoy segura que algúúúún día dejaré de quejarme con un burpee.

Nuestro valor no se mide en las libras extras que tenemos sino en lo que somos: mujeres, madres, esposas, amigas, hijas… Dios nos diseñó con cualidades, debilidades, fortalezas y cada día nos pone oportunidades para que nos reinventemos, pero sí nos corresponde a nosotras hacer ciertos cambios, por eso te invito a que encuentres las razones correctas para que los resultados sean sostenibles. Como yo, sugiero que vayas más allá de la dieta, identifiques los motivos por los que comes o por los que podrías comprometerte con una vida saludable y solo así serámás fácil:

– Comer sano y balanceado.

– Beber agua.

– Hacer ejercicio

– Bajar de peso

– Evitar fumar e ingerir bebidas alcohólicas.

– Dormir y descansar bien.

– Leer muchos libros.

– Enfocarte en ti misma.

– Perdonar.

– Alejarte de personas tóxicas.

– Inspirar a tu familia.

Bienvenida a esta batalla que debemos pelear diariamente, recuerda “Cada día tiene bastante con sus propios problemas” (Mateo 6:34), así que renueva tu meta cada 24 horas.

Marly Leonzo

Mujer, esposa y madre. Robadora de frases. En proceso de construcción. Amante de los viajes, buenos libros y museos.

Marly Leonzo – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes