Tiempo de lectura: 3 minutos

Iniciemos un recorrido por el trayecto de tu vida y paremos justo en el momento en el que la vulnerabilidad se acercó a tu vida.

Para responder a esta pregunta es importante conocer su significado. Vulnerabilidad se refiere a algo endeble, frágil, indefenso, abandonado y débil.

Ahora que ya estamos claros en este concepto, iniciemos un recorrido por el trayecto de tu vida y paremos justo en el momento en el que ese sentimiento te afectó. Debes ser muy sincera en lo que ves en ese ayer, porque de ahí dependerá si te consideras capaz de resolver tus propios traumas y caminar de aquí en adelante con más aceptación de ti misma y más seguridad para lograr tus sueños.

Una de las causas más comunes de vulnerabilidad es, sin duda, cuando sufrimos la pérdida de un ser querido, no podemos expresar nuestro dolor y muy dentro sentimos la sensación de abandono, porque no damos crédito a ese desprendimiento, no nos preparamos para soportarlo. Y pueden pasar años y seguimos cargando con ese enorme peso de no aceptar la partida de quien amamos, y no entender que todos venimos al mundo para irnos algún día, por lo que debemos trabajar constantemente para dejar huella positiva para los que vienen después. 

Otra situación que te puede condicionar a ser vulnerable, es no tener un carácter firme y aceptar que los demás tomen las decisiones por ti. En ese entorno qué difícil es conseguir estabilidad emocional, crees que los demás son mejores en esto o aquello y no aprecias tus propias fortalezas.

En fin, tú sabrás el instante en el que te reconoces vulnerable. Y es aquí cuando tienes la oportunidad de borrar para siempre esa sensación tan molesta que te ha ocasionado muchas tristezas y tal vez codependencias, que no han sido agradables y quieres un cambio ahora, en este momento, para retomar tu camino con seguridad y madurez.

¡La hora de un cambio para tu vida ha llegado! Y si te das cuenta, todo está dentro de tus pensamientos y tu decisión para soltar esas cadenas que te han vedado la libertad de poder ser lo que siempre has querido: una mujer feliz.

Así de sencilla es la liberación de lo que nos ata a lo que nos provoca angustia y desasosiego.

Es increíble cómo con un ejercicio tan fácil como regresar en el tiempo y parar justo allí donde iniciaron nuestros temores nos puede dar la llave para abrir la puerta de nuestro nuevo yo. De aquel ser que se creía indefenso, hoy renace la fuerza interna que te empuja a realizar tus sueños. La personita débil, a la que nadie tomaba en cuenta, hoy puede demostrar que tiene el ímpetu para ser el centro de una conversación o el alma de una fiesta.

Creer firmemente que podemos llegar a ser mujeres nuevas, es el primer paso para dar forma a una verdadera estabilidad emocional. Cuando logras ese equilibrio ves el mundo de otra manera. Todo te parecerá más fácil de realizar y tu alrededor girará en torno a esa luz que desprenderás hacia los demás. El sentirse vulnerable ante cualquier circunstancia, desata un cúmulo de energía negativa que a la única que afecta, es a quien lo vive.  Así que te invito a reencontrarte, a desechar tus temores del ayer y hacerle frente a esta nueva oportunidad que se te brinda cada mañana que abres tus ojos, y sigues en el trayecto de tu existencia. Si estás aquí tienes un compromiso contigo misma, saber que tu fuerza de espíritu es más sólida que cualquier impedimento de vulnerabilidad.  

Bajo ese rostro, que hasta hoy demostró debilidad y poca gana para seguir sus sueños, hoy surge tu voluntad, esa que ha estado dormida durante mucho tiempo, y que se agiganta para acompañarte y protegerte ante cualquier circunstancia.

Lucy Bonilla

Me llamaron Blanca Luz en el bautizo y me dicen Lucy por cariño. Comunicadora por vocación, lo que me ha dado el gozo de compartir mi alegría de vivir. Agradecida con lo que tengo y siempre entusiasmada por lo que está por venir. Escritora, periodista, locutora, actriz y productora de espectáculos ¿qué más puedo pedir?

Lucy Bonilla – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes