fbpx

Cómo lanzar a los hijos a su propósito

Cómo lanzar a los hijos a su propósito

Nuestros hijos son como flechas capaces de llegar lejos cuando, de la mano de Dios, los lanzamos a alcanzar su propósito»

Quisiera contarte la historia de una mujer que estaba embarazada. En su ciudad vivía un rey, quien acaba de emitir el decreto con el que le quitaba la vida a los varones que nacieran en este tiempo. Imagina cómo esa mujer que estaba embarazada tomó la noticia. Sin saber si concebiría a una niña o un niño…

Esa pobre madre seguro estaba horrorizada al conocer el peligro que sufriría su hijo. Cuando el bebé nació su temor más grande se confirmó, fue un varón, así que en su afán de salvar su vida lo escondió. Este acto puso la vida de ella y el de toda su familia en peligro. Pero es lógico ver que estaba dispuesta a todo por protegerlo.

A medida que el niño crecía era más difícil mantenerlo en el anonimato  y al cumplir tres meses no pudo seguir escondiéndolo. Sabía que su hijo era especial, que tenía un propósito y que debía hacer algo al respecto, así que le pidió a Dios sabiduría y que la guiará a salvarle la vida. ¡Dios le dio una maravillosa idea! Que hiciera un canasto, lo acondicionara para que pudiera flotar en el agua, colocara al bebé en él y que lo orientara hacia donde se bañaba la hija del rey. La madre siguió las instrucciones de Dios y le pidió a su hermana que caminara por la orilla del río y verificará que el cesto llegará hacia su objetivo.

Efectivamente, la princesa encontró el cesto y al bebé. Inmediatamente sintió compasión y decidió llevarlo al palacio, pero necesitaba ayuda para cuidarlo así que preguntó a las personas que se encontraba en el río si había alguien que pudiera cuidarlo, la tía que estaba vigilando le dijo que ella tenía a alguien que podía cuidarlo, era su hermana, la madre biológica del bebé. La llevó con la princesa, quien la contrató para que criará al niño. Si has leído la Biblia sabrás que es la historia de Moisés.

Destaco esta historia para mostrar las virtudes de esa madre, que sin importar las circunstancias, se atrevió a lanzar a su hijo y luchar por él. Estuvo dispuesta a sacrificarse para que su hijo cumpliera su propósito, ella confiaba que su pequeño era especial y en su corazón reconocía que tenía un llamado.

También puedes leer https://ladronadefrases.com/maternidad/hogar-lleno-de-testosterona/

Sabes, ningún hijo es producto de la casualidad, ni de ningún accidente o llega en mal momento. Llegan a nuestras vidas en el tiempo perfecto, aunque las circunstancias quieran hacernos pensar diferente.

Como madres muchas veces, nos corresponde sacrificar nuestra comodidad, arriesgar todo cuanto sea necesario para protegerlos, mientras permitimos que Dios guie nuestros pasos. Necesitamos pedir sabiduría para guiar a nuestros hijos.

Hay un principio indispensable que debemos aprender para iniciar el largo trayecto como madres: antes de ser nuestros hijos son de Dios, que Él nos los prestó para enseñarnos el verdadero amor. Es por medio del proceso de la maternidad que podemos convertirnos en mejor versión de nosotras mismas. Estar conscientes de esa responsabilidad con Dios, transforma nuestro corazón.

Debemos marcar la ruta o el camino que ellos deben serguir, fundamentado en principios y valores. Es nuestra labor construir herramientas que nos permitan protegerlos de tanta contaminación para guardar sus corazones.

Acompañarlos, darles la mano cuando caigan, abrazarlos cuando lo necesiten, establecer una comunicación efectiva, invitarlos a soñar, a creer, a esforzarse y saber que la vida no siempre será fácil, pero es la mejor oportunidad de formar carácter y crecer. Establecer límites es una manera de protegerlos.

De todos los métodos que puedas desarrollar, el más efectivo es la oración. Orar para que Dios los llene de gracia y favor en cada momento de su vida. Sí, ellos están destinados a ser flechas que cambien el mundo o bendigan a miles, pero sin la ayuda de Dios puede que el disparo no sea certero. Como madres debemos de convertirnos en arcos que sostengan la flecha y a través del ejemplo indicar la dirección que deben seguir de la mano de Dios.

46 años Hija de Dios. Hija, hermana, esposa y mamá de un milagro. Odontóloga de profesión. Administradora de vocación. Conductora de televisión por llamado de Dios. Luchadora, esforzada, valiente y feliz. Apasionada con servir a Dios, impactar y transformar vidas.

Any Bolaños De López – who has written posts on Ladrona de frases.


Artículos relacionados

Comenta

Tu email no sera publicado en ningún momento. Requieres llenar los campos marcados *

1 Comentraio

  • Paola Bolaños
    noviembre 17, 2021, 10:30 pm

    Hermoso artículo, tan lleno de sabiduría y amor!!! Felicitaciones Any 🥰

    REPLY

– who has written posts on Ladrona de frases.