Tiempo de lectura: 3 minutos

Nuestros sueños pueden estar a la vuelta de vencer tres desafíos: aceptar el cambio, dominar la tecnología y romper los paradigmas sociales. ¿Podrán detenernos?

Es fácil hablar de cambios que motiven a volver a empezar y explorar las posibilidades para reinventarnos, pero poco se dice de los desafíos de este proceso para quienes llevamos más de cuatro décadas en esta vida.

Reconozcamos que lo primero es la resistencia natural al cambio, algunas lo evaden con más firmeza, pero después de un despido, un divorcio, una crisis financiera, el nido vacío, la pérdida del proveedor de la casa, el anhelo de superación personal o el simple hecho de ir a por nuestros sueños añejados nos obligan a plantearnos la posibilidad de emprender.

Cuando hemos tomado la decisión de ¡empezar! podemos pensar en lo que deseamos emprender. Una vez definido lo que queremos, hay que derribar el siguiente paso: la tecnología. No podemos abstraernos de esta realidad si ya está aquí la Cuarta Revolución Industrial, que es una convergencia de tecnologías digitales, biológicas y físicas que están modificando radicalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. Ya nos alcanzó la realidad que nos mostraron en la caricatura de Los Supersónicos (The Jetsons). Es un hecho que algunos sistemas de negocios con los que crecimos ya no están vigentes debido a esa revolución, hemos sido observadoras de cómo la tecnología desplazó a empresas como Blockbuster, páginas amarillas, mapas, libros o medios de comunicación, los discos de música, la radio, las cámaras… En fin, hasta el Whatsapp ha reemplazado nuestras conversaciones telefónicas.

Tu sueño, tus planes o tu emprendimiento requerirá identidad digital y ese concepto intangible representa un desafío que obliga a sumergirnos en el mundo de aplicaciones, redes sociales, sitios web y pautas digitales. ¿Estamos preparadas? Quizá la respuesta es un rotundo ¡no! Emprender o conquistar no es fácil, pero tampoco imposible. La noticia es que cuesta lo mismo emprender en pequeño que en grande, ¡apuéstale a lo extraordinario!

Si bien, crecimos en un ambiente en el que el control remoto era un delicado aparato sagrado, el router del internet un extraterrestre con una luz verde intermitente y el Bluetooth percibe el estrés cuando queremos imprimir, debo decirte que los aparatos tecnológicos son más resistentes de lo que nos enseñaron y también están hechos para nosotras, no solo para nuestros hijos o nietos. Piérdeles el miedo, además no tienes que convertirte en una programadora y desarrollar software de una día para otro, de momento solo debes usar lo que te ayude a promover tu emprendimiento. Aprovecha los recursos en línea -algunos gratis y otros de paga- que son una fuente de conocimiento apropiada para empezar. La tecnología no es enemiga, es una aliada, mira lo que ha hecho con Netflix, Uber, Spotify, Deezer o Waze, ahora piensa lo que pueden hacer por tu sueño.

El tercer desafío que tenemos es el social: ser mujer y emprendedora es algo que produce corto circuito en nuestro entorno. Si un hombre lo intenta y fracasa no pasa nada, pero si le sucede a una mujer no hay mucha misericordia. Escuché a Silvina Moschini, fundadora de Sheworks, decir que hasta los 5 o 6 años la mujer se siente en iguales condiciones que el hombre, pero algo sucede en nuestro cerebro cuando vemos que a los chicos les dan legos -herramientas para crear- y a nosotras muñecas; crecemos aceptando que ese papel solo les corresponde a ellos. Nada más equivocado, las mujeres tenemos la capacidad y las habilidades para emprender en serio y la historia lo ha demostrado.

La perspicacia es una de las herramientas que más nos caracteriza. Cuando queremos algo no descansamos hasta obtenerlo. Si la combinamos con dedicación y pasión ¡somos imparables! Ya has hecho cosas grandes, mira tu hogar, los hijos que has formado, te has desempañado madre y trabajadora al mismo tiempo y has salido adelante siempre, nada te ha detenido. Si eres de las mujeres que ha triunfado haciendo carrera en una empresa o eres madre disfrutando tu rol tiempo completo, felicidades, eres increíble y admirable, pero si eres de las que se inquieta con emprender, no lo dudes más. Éntrale con todo y si tu sueño tiene un propósito que excede el rendimiento económico nuestro mundo te necesita ¡Prepárate, anímate y no dejes que nada te detenga!

Marly Leonzo

Mujer, esposa y madre. Robadora de frases. En proceso de construcción. Amante de los viajes, buenos libros y museos.

Marly Leonzo – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes