Después de recibir el diagnóstico pasé de afirmar ¡puedo hacer esto! A preguntar ¿puedo hacer esto? Y ha sido todo un proceso que me ha llevado a reinventarme.

Debo admitir que no le había puesto mucha atención al significado de reinventarme, es más por mucho tiempo le temí hasta que me quedé en pedazos y tocó reconstruirme, ahí no tenía nada qué perder.

Lo tenía todo. La carrera de la que siempre hablé, estaba conociendo mis clases, haciendo nuevos amigos y empezando a ir de fiesta, tuve mi primer novio “formal” y quería comerme el mundo. Hasta que me tocó.

Me diagnosticaron lupus cuando estaba empezando la universidad y la enfermedad se complicó empezando el tercer año. Pasé de un ¡puedo hacer esto! A un ¿puedo hacer esto? Dejé la U porque no podía dormir un mínimo de 10 horas diarias (lo que requiere esta enfermedad) ni mantener largas jornadas de estudio. Mi novio me dejó y ya nunca supe de mis “amigos” de la universidad.

Podrás pensar que solo estoy juntando todo lo malo que me pasó para que se vea dramático, pero en verdad fue un proceso en el que todo se complicó y yo no dejaba de preguntar ¿por qué todo esto me pasa a mí? Todo lo malo que pudo haber pasado me cayó en un momento específico, en enserio, sólo faltaba que me lloviera encima para que fuera un capítulo más de la Rosa de Guadalupe.

Me deprimí, me encerré y me llené de autocompasión hasta que después de varios meses toqué fondo. Lamentablemente, luego de recibir noticias desalentadoras, una y otra vez, no es fácil encontrarse con ese momento positivo o con la palabra reinventarse. Sin embargo, finalmente llegó el día en que quise contar mi historia y sin saber que podía ayudar e inspirar a otras personas, también me ayudé e inspiré a mí misma por medio de Instagram.

Hoy tengo una frase para definir la palabra reinventarme: ayudarte y sentirte orgullosa de ello. Reinventarse no es solo ir a cortarse el pelo porque leíste en algún lado que eso significa un cambio, -aunque comparto que el cambio físico puede ser un primer paso-, el término se refiere a mucho más, es autovalorarte, saber que eres linda, que ese vestido que no era tu estilo ahora lo es, que ayudar a otros no era lo tuyo, pero ahora te encanta. Es cuando sueñas con emprender un negocio, dejas la actitud de autocompasión y te reencuentras con el amor propio, le quitas a la enfermedad el poder de dominar tu vida y empiezas a tomar el control. Eso viví y por eso estoy muy agradecida.

El lupus es una enfermedad que llega sin pedir permiso, sin preguntar tu edad o cómo va tu plan de vida. A mí me ha dado el pretexto para entender que no hay un tiempo ni una edad para acariciar las nuevas posibilidades de reinventarme, además he aprendido que no hay límites, por eso me atrevo a invitarte a que des el paso, que te reinventes, que no cambies tu esencia, ni lo que eres, sino que busques tu mejor versión. El mundo necesita personas como tú, con tu carisma, risas, ideas y emociones

¡Aprovechemos esa invitación a reinventarnos, en cualquier momento y a cualquier edad!

Amarynee Castañeda

América Castañeda. Guatemalteca, de 27 años. Actualmente me dedico a crear conciencia sobre el lupus y a compartir mis otros intereses en redes sociales. El lupus ha sido una lucha constante en mi vida, que ha traído consigo varias batallas que discuto abiertamente en las redes. Busco transmitir maneras para mejorar la salud mental, física y emocional al plasmar metas claras, que con determinación se alcancen, manteniendo una actitud positiva y esperanzadora.

Amarynee Castañeda – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes