Los bochornos son los síntomas más clásicos de la deficiencia de estrógenos que le ocurre en un 70 a 80% de las mujeres.

Se denomina menopausia al cese de los periodos menstruales de una mujer, luego de doce meses consecutivos de ausencia. A los signos y síntomas que se presentan en esta transición se les denomina climaterio, los más característicos son los bochornos, alteraciones del ánimo, osteoporosis, aumento de riesgo cardiovascular y alteraciones genitourinarias.

Si el descenso de la producción de estrógenos produce esta sintomatología, entonces el tratamiento será reemplazar esa disminución hormonal con estrógenos y progestágenos exógenos, considerando siempre la sintomatología de la paciente y el riesgo-beneficio. La edad promedio es entre los 45 y 55 años.

Cuadro clínico

La identificación de los componentes del síndrome climatérico, tanto genitales como extra genitales, puede resultar compleja, especialmente en su fase inicial (40 a 45 años), ya que pueden permanecer latentes o ser muy sintomáticas. La deficiencia de estrógenos que caracteriza al climaterio y la menopausia es el principal responsable de los signos y síntomas inmediatos y tardíos. El 84% de las mujeres tiene al menos uno de los síntomas clásicos durante el climaterio o posteriormente.

Síntomas

Los bochornos son los síntomas más clásicos de la deficiencia de estrógenos, ocurre en un 70 a 80% de los casos. Suelen hacerse muchos más intensos cerca de la menopausia, cuando los niveles de estrógenos decrecen rápidamente. Se les describe como periodos transitorios y recurrentes de enrojecimiento facial, que pueden extenderse al cuello, a los hombros y a la parte superior del tórax, asociados a sudoración. Ocurre en promedio de 5 a 10 episodios por día y si ocurren por la noche se asocian a insomnio.

Los síntomas genito-urinarios como la hemorragia anormal, alteración menstrual, sangrado posmenopáusico, sequedad vaginal, dispareunia, molestias urinarias e infertilidad pueden ocurrir en mas del 50% de los casos. La hemorragia puede llegar a ser irregular, intensa y/o prolongada, siendo necesario descartar cualquier patología. El sangrado posmenopáusico, es de los más importantes, pues nos obliga a descartar cáncer de endometrio. La vejiga y la vagina son órganos muy sensibles a los estrógenos; su deficiencia produce atrofia en ambos tejidos.

Síntomas osteomusculares, dolor osteomuscular, lumbalgia, osteopenia y  osteoporosis también son comunes y se  presentan con síntomas como dolor, cansancio y agotamiento muscular. Sin embargo, su relación no está claramente explicada. Antes de la menopausia la tasa de pérdida del tejido óseo total por año es menor al 1%, después de ella, se incrementa hasta 5% por año.

Otros síntomas son: pérdida de la memoria, dificultad para concentrarse, pérdida de la elasticidad de la piel.

Tratamientos

Siempre que haya algún tipo de síntoma o molestia, además de adoptar unos hábitos de vida saludables, debes acudir al médico en busca de tratamientos para mejorar los problemas típicos. Ante todo, establece en qué etapa te encuentras y cuál es la sintomatología. En función de tus necesidades tu ginecólogo deberá determinar el mejor tratamiento.

Tratamiento hormonal

Indicada para

• Aliviar los sofocos y la sudoración nocturna, lo que permite conciliar mejor el sueño

• Mejorar  la sequedad lo que contribuye a relaciones sexuales saludables.

• Prevenir la pérdida de masa ósea y la osteoporosis.

• Aliviar los cambios en el estado de ánimo.

 La TRH está indicada para la paciente cuyo beneficio supere a los posibles riesgos. Además, es importante que se individualice en cada paciente y debe participar en la decisión médica de tratarse o no. El médico debe evaluar tu estado de salud, más la historia médica familiar.

Tratamiento no hormonal

Las alternativas no hormonales son otra opción para aliviar los síntomas, bien porque no puedes tomar terapia hormonal por indicación médica o porque prefieres evitarla. Entre estas alternativas están los fitoestrógenos, sustancias procedentes de varias especies vegetales que se caracterizan por tener cierta actividad estrogénica. Se encuentran en cereales, legumbres y hortalizas, aunque en los granos de soja es donde más abundan.

Tal como ya se sabe, toda mujer pasará por este proceso de climaterio y menopausia, y aunque es un proceso normal, debemos prepararnos para que su llegada alterne lo menos posible nuestra vida.

Luisa María Gaytán Pontaza

Ginecóloga y obstetra. Subespecialidad en ultrasonido obstétrico. Diplomado en climaterio y menopausia Planificación familiar Instagram: @dra.luisagaytan

Luisa María Gaytán Pontaza – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes