Tiempo de lectura: 2 minutos

Tenemos que volver a nuestra esencia de mujer, a luchar por nuestros sueños y aquello que tenemos pendiente, entonces ocurrirá que nuestros hijos, nuestra pareja o las personas que nos rodean podrán inspirarse con nuestro ejemplo.

Desde que somos niñas, en esta cultura en que vivimos, nos enseñan y crecemos con ciertos dogmas y paradigmas establecidos que nos circulan la vida y nos “muestran” el camino que debemos seguir para ser mujeres de “bien” o que nos vaya “bien en la vida”. Pero ¿qué es ser buena? o de ¿qué se trata que nos vaya bien?

Es sorprendente cómo al pasar de los años hemos sido dispuestas a una vida en que la mujer debe de dejar todos sus sueños y metas para casarse y tener hijos, dejar de vivir para ser ella y empezar a vivir para todos.

Aunque esto de casarse y formar una familia no está mal, muchas lo hacen y otras lo seguirán haciendo, el punto aquí es que dejamos de ser individuos con anhelos, con sueños y con metas para escoger una vida y seguir patrones establecidos y heredados. Nos hemos olvidado de nuestro crecimiento espiritual o académico y nos encerramos en cuatro paredes para resolverle las cosas a todos, menos a nosotras.

Cuándo fue la última vez que nos entusiasmó la idea de poder estudiar algo nuevo o de retomar ese viaje que siempre quisimos, leer aquel libro que nos gustaba, las aventuras que nunca pasamos, el instrumento musical que hubiéramos querido aprender a tocar, los pinceles que nunca utilizamos… Esa interminable lista de deseos sin cumplir, que se van sumando a una frustración interna que nos pesa en culpa, pero que disfrazamos porque hemos logrado ser “buenas” esposas o “buenas” madres, tan cerca que estuvimos de saber que ser mujer es tan versátil y puro que no tenemos que ser madres o esposas para ser realmente buenas en lo que hacemos.

Tenemos que volver a nuestra esencia de mujer, a luchar por nuestros sueños y aquello que tenemos pendiente, entonces ocurrirá que nuestros hijos, nuestra pareja o las personas que nos rodean podrán inspirarse con nuestro ejemplo.

No es inconsecuente sentirse femeninas, destacar, irradiar belleza, exponer la inteligencia, sobresalir, ser exitosa; al contrario, son la mejor herencia y trascendencia que podemos trasladar. Ser verdadero ejemplo y dejar huella, ser admiradas, porque con todo lo que elegimos, no dejamos a un lado nuestra esencia.

No heredemos sufrimiento y sacrificio, sino éxito, delicadeza, amor propio, sutileza, prudencia, verdad, solidaridad y mucho más de lo que somos y de lo que nos identifica como portadoras de vida en todos los sentidos de la palabra, la esencia de ser mujer. La que tenga la perfecta combinación de metas y sueños realizados con la responsabilidad de sus decisiones y elecciones, es digna de respeto y admiración.

Lyli López

Soy amante de las artes y la naturaleza. Madre de dos hijos, emprendedora, asesora de comunicación estratégica. Escritora de la vida para dar testimonio de superación personal y de cambio. “Porque creamos historias… Porque construimos memorias… Porque somos el puente entre la imaginación y la realidad Por eso somos…así nos llaman… escritores”

Lyli López – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes