Tiempo de lectura: 3 minutos

Si decimos ¡Ni una más, ni una más, ni una asesinada más! También digamos ¡no al aborto y sí a la vida! Dejemos de poner en duda cuándo inicia la vida, científicamente comienza desde la fecundación.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer que se conmemora el 8 de marzo de cada año, en la Ciudad de México se llevó a cabo una importante marcha feminista y un paro nacional de mujeres el 9 de marzo que convocó a no realizar actividades laborales, escolares, domésticas, compras y presencia en redes sociales con el #UnDíaSinMujeres o #UnDíaSinNosotras. Con estos dos movimientos se buscó la defensa de los derechos de las mujeres.

Marcharon mujeres de todas las edades, motivadas por la violencia de género, feminicidios; machismo, contra del outsourcing, la desigualdad laboral, democracia, legalización del aborto, entre otros.

No soy ajena a que todavía nos falta camino por recorrer para lograr la equidad de género, pero hay que reconocer que también existe desigualdad hacia los indígenas, por ideología religiosa y política, personas con discapacidad, orientación sexual, a los pobres y a muchas personas más.

Creo en la igualdad de género, en la lucha para que las mujeres tengamos los mismos derechos y oportunidades que los hombres, pero no estoy convencida de que el camino sea un feminismo tan radical ¡todos los extremos son malos!

No debe haber favorecimiento hacia hombres, pero tampoco a mujeres. Los hombres no son nuestros enemigos, hay mujeres que propician la desigualdad de género, mujeres machistas que crearon a hijos machistas, mujeres que tienen poder en distintos ámbitos y lo ejercen de la misma manera que lo hacen algunos hombres, buscando únicamente sus intereses propios.

También hay algunas mujeres que ejercen violencia contra hombres, mujeres y niños que, aunque son minorías, existen y es algo que no se debería permitir, ya que lo que se busca es la equidad de género y que no haya violencia para ninguno de los dos sexos, menos para los menores de edad.

No es una lucha entre hombres y mujeres, machismo o feminismo, al contrario, deberíamos unirnos, buenos  contra malos. Al final, somos más los buenos. Y no es que esté en contra de las mujeres, ni de sus derechos, que son también míos, estoy en contra de la división por género y a favor de los derechos humanos, de la vida y de la seguridad.

Si decimos ¡Ni una más, ni una más, ni una asesinada más! Digamos no al aborto y sí a la vida, la cual comienza desde la fecundación. La vida inicia con la concepción que es un óvulo fecundado por un espermatozoide: 23 cromosomas del padre (espermatozoide) más 23 cromosomas de la madre (óvulo), igual a 46 cromosomas de la raza humana y aquí inicia la vida de un nuevo ser. Si de verdad decimos “Ni una menos” respetemos el derecho a la vida de los que están en el vientre materno, de otro modo te haces cómplices de los asesinos.

El Estado puede establecer programas para prevenir y erradicar el aborto, no como una imposición sino con campañas preventivas, informativas y educativas, en las que se les promueva el uso de anticonceptivos y en caso de un embarazo no deseado (por causas multifactoriales), tener al bebé, ofreciendo apoyo médico y psicológico durante el embarazo y unos meses después del parto. Si aun así no quieren tener al bebé, que el Estado lo resguarde en orfanatos mientras lo dan en adopción a quien cubra los requisitos. Hay muchas personas que quieren adoptar a un infante, pero los trámites en México son muy burocráticos.

Para concluir, creo firmemente en que se educa en casa desde la infancia, con audacia para crear hombres y mujeres con los mismos derechos y obligaciones. Sin inclinación al machismo o feminismo. No generalicemos no todos los hombres son malos, todas tenemos un padre, esposo o novio, hermanos, hijos, primos, sobrinos, nietos o amigos que nos aman y sufren cuando hay violencia de género hacia nosotras. Luchemos buenos contra malos, por nuestros derechos humanos, independientemente del género, religión, etnia, nivel socioeconómico; al final, ¡todos somos una misma raza!

Praxedis García

Soy psicóloga, abogada, escritora, esposa, madre de dos niños que me enseñan tanto cada día y me hacen investigar muchas cosas que desconozco. Me apasiona escuchar la historia de vida de las personas y aprender de la experiencia de los demás. Pienso que cada persona se cruza en mi camino por alguna razón. Me gusta estar en contacto con la naturaleza, me fascinan las plantas, pintar en botellas de vidrio y en piedras, iniciar proyectos nuevos; en general los negocios también me apasionan.

Praxedis García – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes