fbpx

Ni feminista ni machista

Ni feminista ni machista

Afortunadamente he desarrollado el criterio que me permite tener claro porqué no soy ni feminista ni machista, soy pro ser humano.

¿Eres feminista? Para ser honesta, nunca me han hecho esa pregunta, pues creo que el hecho de que seas o no feminista se nota a leguas. En el lenguaje que empleas al hablar, en tus publicaciones en redes sociales y hasta en los perfiles que sigues.

Aun así, puedo afirmar que no soy feminista porque creo que en algún momento se perdió el propósito principal de la rebelión femenina contra un sistema que oprimía nuestros derechos como seres humanos y se pasó a un movimiento político y social que levanta el odio hacia el sexo masculino, que, hablando claro, también sufre violencia, secuestros, violaciones, brechas salariales y hasta burlas cuando se muestran vulnerables.

No, tampoco te confundas, no soy machista, también detesto ese movimiento que pretende colocar a la mujer por debajo del hombre, que permite abusos financieros, psicológicos y hasta físicos por parte de los hombres hacia las mujeres. Ambos son muy dañinos para la sociedad y nuestras familias.

Estoy completamente a favor de la igualdad; aquella que propone que los hombres sí pueden llorar y no deben ser fuertes todo el tiempo, pero que también nos dice que las mujeres podemos hacer con calidad cualquier trabajo y deberíamos ser remuneradas por nuestras habilidades y no por nuestro buen cuerpo o por la falta de él.

Esa igualdad que nos coloca a todos en posición de seres imperfectos, necesitados de sabiduría, para que podamos respetarnos y valorarnos independientemente de si nuestro sexo es femenino o masculino.

También puedes leer Las amigas de Jesús

Creo, que esa igualdad de la que hablo solo se logra si las madres asumimos nuestro papel y educamos desde la vulnerabilidad a nuestros hijos, enseñándoles que a diario necesitamos sabiduría para romper nuestras creencias impuestas y los movimientos políticos que pretenden separar a las masas para controlarlas mejor; y les enseñamos que nuestro valor no está en si tenemos un pene o una vagina, sino en el temor de Dios o no en nuestros corazones. 

Porque cuando buscamos a Dios y lo reinsertamos en nuestras familias, entenderemos que Dios es justo, y la justicia es balanceada, pues exige tanto al varón a que ame a su mujer, como a la mujer que respete a su esposo. Exige tanto a los hijos a que honren a sus padres, como a los padres a que no provoquen a ira de sus hijos. En Dios no hay grupos que estén más favorecidos que otros, en Él todos somos iguales, somos pecadores que necesitamos la redención de la cruz y la victoria de la resurrección.

Solo regresando a Dios podremos erradicar el machismo y el feminismo que son movimientos basados en la injusticia humana y que como se dice vulgarmente, se pasan llevando a todos por las patas”.

No soy feminista, soy pro-mujer, no soy machista, soy pro-hombre, soy pro-ser humano, soy creyente del empoderamiento del más débil, de la rebelión que educa a la mayoría para que los poderosos no se aprovechen de ellos, soy una revolucionaria que promueve el amor que nos ve como iguales, sin importar nuestro sexo. Y tú, ¿eres feminista?  

Directora ejecutiva y co-fundadora del grupo de medios de comunicación Gospel Revolution. Productora, escritora, empresaria, esposa y madre, pero nada de esto importaría si primero no fuera hija de Dios. Soy una persona alegre, creativa y dinámica. Una vez fui muy triste y oscura, pero Jesús cambió todo eso en mí, por eso me encanta compartir positivismo por donde voy.

Mavi Mendoza – who has written posts on Ladrona de frases.


Mavi Mendoza
CONTRIBUTOR
VER PERFIL

Artículos relacionados

Comenta

Tu email no sera publicado en ningún momento. Requieres llenar los campos marcados *

1 Comentraio

– who has written posts on Ladrona de frases.