Tiempo de lectura: 2 minutos

No permitas que el fracaso eche raíces en tu vida, exprímelo y aprovecha su aprendizaje para avanzar a tu siguiente objetivo.

He estado pensando cuándo, en el trayecto de mi vida y bajo el techo de mis padres, aprendí sobre el fracaso con esa connotación negativa que todos conocemos y que remite el diccionario de la RAE, sin embargo, hay que admitir que no le pones atención a un significado si la experiencia no se mete contigo.

Hace unos años me tocó vivir una fuerte experiencia donde literalmente perdí todo, para que comprendan la situación en su justa dimensión digamos que fue mi propia pandemia. Una decisión equivocada provocó que dejara a mi familia sin casa, sin vehículo, sin ingresos, sin empresa y por si fuera poco con una enorme deuda por cubrir.

Estoy segura de que no soy la única mujer que ha pasado por un proceso de esta naturaleza, algunas quizás han vivido algo similar, no por decisiones propias sino como consecuencia de una decisión de alguien más. En ambos casos el fracaso se vuelve el gigante contra el que hay que batallar y tratar de vencer.

Y quiero retomar ahí el concepto de fracaso e invitarte a que reflexionemos sobre ello, para que puedas romper paradigmas y estereotipos. Estoy de acuerdo en que no debemos negar lo que sentimos cuando perdemos algo o alguien, es indispensable pasar ese proceso de duelo y si te preguntas por qué, la respuesta es muy sencilla: por que te construye, te hace fuerte y valiente, pero también vulnerable, empática y humilde.

En ese proceso de pérdida podrás sentir tristeza, miedo frustración y muchos sentimientos que podrían llevarte a sintomatologías físicas, por eso quiero dejarte dos inquietudes:

– Cambiar el paradigma y el significado de fracasar. Si tienes el concepto que el fracaso te reinventa, que te hace innovar, te hace salir de la zona de confort, te hace creativo, en cualquier dimensión el fracaso se volverá tu aliado.

– Capitalizar el fracaso porque siempre te acompañará. Por eso no debe ser una debilidad sino un riesgo medido al que siempre esté preparada para enfrentar.

Así que el fracaso no es para siempre, tu vida está hecha de mil fracasos y eso siempre te llevará al éxito si decides que sea tu compañero en tu proyecto de vida.

Vivir el fracaso puede que no está bajo tu control, pero sumirte en él o salir de él con experiencia y mejores ideas sí está en ti.

No dejes que el fracaso eche raíces en tu vida, al fracaso lo exprimes y aprovechas el aprendizaje para avanzar al siguiente proyecto.

Sácale jugo al fracaso

– Toma de decisión.

– Fracaso.

– Evalúa y extrae el aprendizaje.

– Reinvéntate.

– Capitaliza los posibles fracasos.

– Haz el plan de acción, ya reformulado.

– Aplica la nueva fórmula.

– Ponle pasión y más amor.

– Disfruta el éxito.

Este último punto me gusta muchísimo, disfrutar el éxito que tienes, por pequeño que parezca es un indicador que vas por buen camino. Recuerda lo que dicen, no hay mal que dure cien años ni enfermo que lo aguante.

Yo pude honrar la deuda, trabajé mucho y me limité el tiempo necesario para ser libre económicamente. Dios me abrió puertas para volver a empezar con más sabiduría y más pasión, por eso te puedo decir que “esto también pasará”.

No hay nada que aprender del éxito… todo se aprende del fracaso. David Bowie.

Wendy García

Hija amada de Dios, loca, apasionada, creativa. Me gusta TODO de la vida, temas diversos, amo aprender de muchos tópicos, especialmente aprender de mí, cómo funciono, mi propósito en esta tierra, servicial al 1000, orgullosa mujer y digna representante de esa configuración que Dios puso en nosotras. Me disfruto conversar con amigos de la tercera edad, para exprimir experiencia en ellos, que considero un tesoro de información y fuente de legado y trascendencia.

Wendy García – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes