fbpx

¿Cuáles son los peligros digitales?

¿Cuáles son los peligros digitales?

¡Los peligros digitales son reales y debemos estar alertas! Experimenté esa vulnerabilidad cuando recibí la notificación de un cobro proveniente de Indonesia por la compra de criptomonedas.

El avance tecnológico y la rápida aceleración de la transformación digital nos confrontan con una realidad innegable: la importancia de salvaguardar la seguridad y privacidad de nuestros datos personales. Los peligros digitales están a un solo clic.

Como mamá millennial y trabajadora me encuentro inmersa en un entorno digital en constante evolución, donde la ciberdelincuencia va en aumento. En este contexto, es esencial que aboguemos por la implementación de normativas sólidas que protejan nuestra integridad.

La aceleración de la transformación digital es, sin duda, un paso positivo hacia la modernización y eficiencia de los servicios. Sin embargo, este progreso debe ir de la mano con regulaciones efectivas que salvaguarden los datos sensibles de las personas. Estas regulaciones deben establecer estándares claros para la recopilación, almacenamiento y uso de datos personales, así como mecanismos para hacer cumplir estas normas y sancionar el mal uso de la información.

En la actualidad, es increíblemente fácil caer en la trampa de la ciberdelincuencia. La mayoría de las personas que interactúan en redes sociales, entre su inocencia y la novedad, suelen caer ante la tentación de participar en «nuevos juegos o filtros» que aparecen en línea. Sin embargo, detrás de estas aparentemente inofensivas tendencias se esconde un peligro real: el escaneo de nuestros datos personales. Al participar en estos juegos o filtros, estamos entregando inadvertidamente información valiosa sobre nosotras mismas, facilitando la suplantación de identidad ¡nos ponemos en bandeja de plata!

Actualmente la delincuencia ha evolucionado de manera sorprendente, adoptando métodos más sutiles y tecnológicos para llevar a cabo sus fechorías. Un claro ejemplo es el phishing, una práctica cada vez más común en la que los criminales suplantan nuestra identidad en línea para obtener información confidencial.

Los casos de hackeo a instituciones públicas y empresas privadas están en constante aumento, debido a que los delincuentes han identificado que esta forma de «asaltar» es más conveniente y menos arriesgada que los métodos tradicionales. Experimenté una situación alarmante hace algún tiempo cuando recibí un cobro proveniente de Indonesia, alegando que había realizado una compra de criptomonedas. Por suerte, no contaba con la cantidad de fondos que estos ciberdelincuentes necesitaban, de lo contrario, habrían vaciado mi cuenta bancaria, cabe resaltar que el uso de criptomonedas en este tipo de transacciones ilícitas dificulta enormemente su rastreo y recuperación.

También puedes leer: Cómo puedes proteger tu reputación digital

Tras las nuevas generaciones

Los niños que han nacido en el mundo digital y han sido pioneros en el uso de las nuevas tecnologías son, con frecuencia el centro de amenazas. Existe una infinidad de juegos en línea y plataformas para ver vídeos.

Sin embargo, este constante acceso a internet también ha llevado a situaciones preocupantes, como el grooming, donde los menores pueden ser víctimas sin siquiera darse cuenta debido a su inocencia y falta de conocimiento sobre los peligros. Como madre que trabaja fuera de casa, comprendo lo desafiante que puede ser supervisar constantemente el contenido que mis hijos pueden ver en línea. No obstante, sé lo importante que es estar al tanto de estos riesgos y cómo afectan a nuestros hijos.

Por eso, además de establecer límites y reglas, es fundamental mantener conversaciones abiertas y honestas con ellos, enseñarles a identificar comportamientos sospechosos y fomentar un ambiente donde se sientan seguros para comunicarse sobre cualquier experiencia incómoda o inapropiada que puedan experimentar en internet. Además, es importante reconocer que, en algunas ocasiones, el establecimiento de controles parentales no resulta tan práctico como se esperaría. Estos controles pueden filtrar vídeos inadecuados para la edad de nuestros hijos e hijas, como contenido pornográfico o con lenguaje inapropiado.

Por eso, es importante encontrar un equilibrio entre proteger su seguridad en línea y permitirles explorar de manera segura y educativa. Esto puede implicar buscar soluciones alternativas, como supervisar personalmente su actividad en línea cuando sea posible y brindarles orientación sobre cómo interactuar de manera segura en internet.

En última instancia, las normativas que protegen nuestros datos personales, en el mundo digital no solo son una necesidad, sino un deber. No podemos permitir que el avance tecnológico ponga en riesgo nuestra privacidad y seguridad. Debemos abogar por regulaciones sólidas que garanticen la protección de nuestros datos. Solo así podremos construir una sociedad digital más segura y resiliente para las generaciones futuras.

Acciones de prevención evitan delitos.

Vivo una vida caóticamente hermosa, equilibrando dos carreras simultáneas. En mi primera trayectoria, acumulo 8 años de experiencia en un campo en el que he avanzado por mérito propio: ser madre de dos hijos. En mi segunda carrera, poseo un título de licenciatura en ciencias de la comunicación y soy publicista profesional con más de una década de experiencia en la gestión de la imagen institucional y la planificación de estrategias comunicacionales. En ambos ámbitos, lidero equipos y desarrollo estrategias para lograr mis objetivos sin sucumbir en el intento.

Andrea Girón Garzaro – who has written posts on Ladrona de frases.


Artículos relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

– who has written posts on Ladrona de frases.