Tiempo de lectura: 2 minutos

Pensé que muchos estarían a mi alrededor para acompañarme en este proceso, pero no ha sido así, aunque me quieren, no saben cómo demostrármelo.

Esta Navidad será diferente a los años anteriores. Te confieso que tengo mucho temor y dudas de la manera en que debo enfrentar estas fechas, ahora que alguien a quien amo tanto ha partido a un viaje sin retorno.

Mientras la mayoría de personas hace planes, tienen reuniones y compran regalos; mi corazón llora cuando vienen tantos recuerdos a mi mente y al solo imaginar su ausencia, no sé si podré enfrentarlo sola.

No pretendo que entiendas mi dolor, pero sí quiero decirte que necesito tu amor, tu apoyo y pedirte que por favor no me abandones. Es tiempo en que necesito llorar y hablar. Por favor no te incomodes con mi dolor y simplemente escúchame en amor. Puede que haga muchas preguntas sin respuestas, solo necesito verbalizar todo lo que pasa en mi confundida mente y corazón.

Sería lindo oírte mencionar el nombre de quien amo y traer a nuestra conversación recuerdos vividos. El hablar de lo sucedido y de lo vivido, es valioso a mi quebrantado corazón y me gusta oír que alguien más le recuerda. Por favor, no te esfuerces en querer componer mi vida o mi dolor. No podrás, esto requiere tiempo, paciencia y lágrimas; mucho más de lo que tú crees. Tenme paciencia y no te alejes. Tu compañía es muy valiosa. Con Dios podremos ir trabajando juntos para hacerlo.

No te molestes conmigo si de pronto tengo reacciones de enojo, tristeza o frustración. Estoy en duelo y mis emociones se pueden parecer a un mar que está en calma, pero de pronto, sin ningún motivo viene un tsunami que arrasa con todo mi ser. Sencillamente no tengo control de mis emociones y afloran cuando menos lo pienso. Agradezco todas las ideas y consejos que me das para pasar estas fiestas. No te molestes si decido hacer algo diferente a lo que tú crees que es lo mejor. Son momentos en los que debo proteger mi corazón y hay actividades que aumentarían el dolor que siento. Perdóname si en algún momento no acepto tus invitaciones, y por favor, no me presiones a hacer lo que no puedo. Sé que me amas y te duele por lo que estoy pasando; no tengo palabras para agradecerte lo que haces por mí.

La verdad pensé que muchos estarían a mi alrededor para acompañarme y no ha sido así. No me amargo, sé que me quieren, pero no saben cómo demostrármelo. Sin embargo, decidiste “sufrir con los que sufren y llorar con los que lloran. Dios usa hombres y mujeres para apoyar en estas fechas especiales, eres una bendición a mi vida.

Vilma Marroquín de Rodríguez

Hija de Dios, esposa, madre, empresaria. Cumpliendo su propósito y pasión de vida a través de Caminemos Juntos, una organización que acompaña a personas en proceso de duelo. Apasionada por conocer el corazón de las personas con vulnerabilidad y empatía.

Vilma Marroquín de Rodríguez – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes