Tiempo de lectura: 3 minutos

¡Animate! Hacete muchas preguntas, cuestionate, emprendé, creá fuentes de empleo, mejorá tu mundo y con eso mejorarás el de los demás.

Así empecé mi empresa, preguntándome y cuestionándome todo el tiempo sobre lo que quería hacer, dónde quería estar, qué me hacía feliz, qué más podía crear que generara trascendencia y me apoyara a cumplir mi propósito.

Hace muchos años empecé a trabajar en mí, en mi liderazgo, en mejorar mis habilidades directivas, en descubrir el por qué de muchas cosas y en ese camino encontré un coach que me ayudó a modelar mi mejor proyecto, el de mi vida, así que le llamamos “la nueva Mariana”.

Al final de este proceso nació la idea de crear una empresa que me llevara a cumplir todo aquello que por tantos años inmersa en la vida corporativa (trabajando en diferentes objetivos que marcaban mis jefes, abriendo mercados para cumplir las metas, buscando siempre dar la milla extra en los diferentes roles profesionales que me tocó desarrollar) y esa vorágine del día a día había dejado hecho que dejara  de lado muchos sueños y realizaciones personales y profesionales.

En este punto, mi sueño de negocio era volver a mi esencia, estudié en  Mendoza, Argentina la licenciatura en relaciones humanas y públicas, profesión que en el crecimiento laboral había quedado al margen, así que motivada ante la nueva oportunidad de vida que se me presentaba y con el acompañamiento de mi coach, tomé la decisión e inicié este proyecto llamado UP: una agencia de relaciones públicas, comunicación y marketing que ha sido modelada de acuerdo a mi propia visión de trabajo, adaptada a las necesidades del cliente, buscando siempre ir varios pasos adelante de lo que podían esperar de esta profesión.

Sin embargo, el camino está lleno de incertidumbres, dudas, impulsos y todo un carrusel de emociones en donde el hecho de tener que tomar la decisión para cumplir ese sueño, se convertía en el punto de inflexión. Una vez que decidí la ruta a seguir, no había vuelta atrás: tenía que hacer todo para lograr cumplir ese sueño que había visualizado para mi camino y mi destino. Así que empecé a trabajar en darle forma y por eso te dejo aquí algunos puntos que pueden ser de mucha utilidad y que para mí fueron clave en mi proceso:

1. Descubrí lo que querés hacer, conocete muy bien, ten claridad en cuáles son las cosas que te salen espontáneamente y tenés facilidad de lograr. Preguntate ¿cuál es tu pasión para levantarte cada mañana? Y construí desde eso tu pirámide de habilidades. ¡Confiá en ti! Las inseguridades y bloqueos muchas veces son imaginarios y nos los ponemos nosotras mismas, siempre están en nuestra mente … nacimos para ser grandiosas ¡nunca lo olvidés!

2. Cuando tenés la certeza de tus habilidades, seguramente ya tendrás la claridad sobre el negocio que querés emprender. Desarrollá la idea, buscá todas las fuentes de información, investigá sobre tu mercado y desarrollá un plan de negocios. No te demorés tanto en esta etapa sino más bien, hacelo con precisión y decisión.

3. Una de las trabas más importantes que nos creemos al iniciar una empresa es la fuente de financiamiento, pero siempre hay fondos para capital semilla, siempre hay créditos y también inversionistas, y en caso de que tú misma seas el capital, ¡qué mejor… serás tu propia roca para la base de la empresa! Siempre digo que el dinero no es el problema, menos aún cuando tenés una mentalidad y actitud ganadora porque eso atrae todo lo positivo y ganador en cualquier aspecto de tu vida. Además, ahora hay muchas herramientas gratuitas que se deben aprovechar de acuerdo a los objetivos que se quieran alcanzar.

3. Rodeate de los mejores, buscá siempre gente que te haga escalar un paso más allá del lugar en donde estás y elegí un buen equipo de trabajo, gente que tenga excelente actitud para trabajar, para proponer, para arriesgarse igual que tú y luego le desarrollas las habilidades que creas necesarias, pero nunca contrates gente que no tenga la actitud adecuada o que no esté contigo en la misma sintonía.

4. Mantené en orden tus cuentas y finanzas, especialmente tenelo como una prioridad en los primeros tiempos. ¡No lo dejés nunca rezagado!

¡Animate! Hacete muchas preguntas, cuestionate, emprendé, creá fuentes de empleo, mejorá tu mundo y con eso mejorarás el de los demás. Recordá siempre tu propósito inicial y hacé cosas que tengan sentido, con las que podás cambiar vidas. Lo más importante de todo es que busqués tu propósito y corras siempre hacia él.

Mariana Zavattieri

Mujer leal, solidaria, apasionada y trabajadora. Soy muy perfeccionista y con esa visión fundé UP Relaciones Públicas y Marketing Experiencial, una agencia ubicada en Guatemala que presta servicios regionales a destacadas empresas y personalidades. Adquirí una experiencia muy enriquecedora al frente de la Fundación Adentro y durante 12 años fui directora de ADEN Business School, desempeñando varias funciones en diversos países de habla hispana.

Mariana Zavattieri – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes