Cuando me enamoré de él era un jovencito que se transformó en un hombre entregado a su familia, trabajador, esforzado y con metas claras.

¿Existe el hombre perfecto? ¿Qué características debería tener? Cuando me invitaron a escribir esta columna analicé mucho el tema y mi conclusión es: ¡Sí existe y vive conmigo! Quizás te parezca un poco irreal, pero déjame decirte que el hombre perfecto es diferente para cada una de nosotras.

Me casé a los 20 años; ilusionada y enamorada; no recuerdo nunca haberme detenido a pensar en lo difícil que podría haber sido la convivencia o ¿qué íbamos a comer? O ¿dónde íbamos a dormir? Solo sabía que era con este hombre que quería vivir el resto de mi vida aunque en ese momento mi esposo estaba lejos de ser el hombre perfecto.

Hoy, después de 22 años de casados, ese jovencito al que le juré amor eterno en el altar dejó de serlo, creció y ya no es el mismo. Durante todos estos años se convirtió en un hombre entregado a su familia, trabajador, esforzado y con metas claras. A lo largo del tiempo, lo único que ha sacado de mí es mi mejor versión, sin dudarlo, nada de lo que soy lo hubiera logrado sin su apoyo incondicional, crecí con él, maduré con él, me convertí en mamá con él, me ha acompañado en mis mejores momentos y ha llorado conmigo en los más difíciles.

Ahora, cuando tengo un mal día, solo pienso en volver a él; es mi lugar seguro, mi mejor compañía, mi cable a tierra, el único que logra decirme las cosas como son, sin tapujos y con todo el amor que guarda. Nos convertimos en papás muy jóvenes y hoy ya graduamos a nuestras hijas una estudia la universidad en otro país y la otra también está pensado en moverse a estudiar fuera-, y acá estamos los dos, en el mismo lugar donde comenzamos hace 22 años, renovando el sí que nos dimos un día.

Es mi persona favorita, lo admiro y sin duda estoy orgullosa del hombre en el que se convirtió, mi ejemplo a seguir en muchas cosas, tiene la paciencia de enseñarme, la capacidad de escuchar y de hacerme reír a carcajadas, pero sobre todo amo la manera en que lo he visto ser papá, amigo leal, hijo maravilloso y un profesional exitoso. Ha sabido mantenerse fiel a nuestra promesa, superando los retos, haciéndole frente a las decisiones que le han hecho ser una mejor persona. 

Hemos construido una maravillosa vida juntos, llena de miles de recuerdos y hay que decirlo, no ha sido fácil, ha habido momentos difíciles, pero lo bueno supera a los malos, he sido mucho más feliz de lo que imaginé y él ha sido pieza clave para lograrlo. He vivido una verdadera historia de amor, donde él me ha hecho sentir que soy una princesa, me ha dado la certeza que soy su prioridad, ha cuidado de mí siempre. Estoy agradecida con el ejemplo que ha podido ser para mis hijas.  

Con propiedad puedo decir que mi esposo ha sido perfecto para mí y mi amor por él sigue intacto como cuando nos juramos amor eterno.

Beatriz Vidal de García

Esposa y madre de dos niñas, que han sido mis grandes maestras. Apasionada por la vida, enamorada de Dios, activista provida y profamilia. Triatleta retirada, pero queriendo volver a probar una meta. Hija de dos maravillosas personas y nieta de la mejor abuela del mundo.

Beatriz Vidal de García – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes