Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Qué pensarían las pioneras de la igualdad femenina al ver las marchas actuales? ¿Acompañarían las marchas que dañan la propiedad privada? ¿Estarían de acuerdo que las niñas las tomen como ejemplo?

Antes de sentarme a escribir esta columna me informé, leí e investigué mucho sobre este movimiento, cómo inició y cómo ha evolucionado a través de los años. Esta investigación me llenó de historias de mujeres fantásticas y apasionadas por ver brillar a otras mujeres en nuestra sociedad.

El feminismo fue un movimiento que se formó a finales del siglo XVIII y surge como término político y social que busca la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Es gracias a la lucha de muchas que hoy en día tenemos derecho a educación gratuita, al voto, a mejores puestos de trabajo y salarios dignos.

El feminismo inició de la mano a los esfuerzos por abolir la esclavitud, pues muchas de estas pioneras estaban casadas con hombres que encabezaban esa búsqueda de libertad. Imaginen esas escenas y conversaciones que se daban en sus hogares, ellas se inspiraron en sus esposos y se llenaron de valor, pusieron en práctica la piedad y se expusieron por un sueño.

Descubrí que ellas tenían clara una cosa: luchar por igualdad de derechos. Los pasos que caminaron para llegar a esa batalla los dieron abrazadas unas con otras y fue así como le dieron un triunfo a millones de mujeres que las seguiríamos después. Estoy segura que ellas pensaban en ti, en mí y en todas las niñas, fue así como transformaron la sociedad. Encontré en mis lecturas a un grupo de mujeres empáticas, humildes y llenas de razón. Algunas dejaron casa y su familia, arriesgaron sus vidas y seguramente algunas murieron en el intento, por eso me pregunto ¿habrá valido la pena? ¿Qué pensarían esas mujeres de las manifestaciones feministas actuales?

Hoy lo que vemos parece una sátira y no se sabe qué bando conserva aquellos principios. Veo con tristeza cómo algunas perdieron el sentido de la lucha igualitaria de derechos y empezaron a manifestar con más locura que razón, llenas de odio, incluso contra propias mujeres que piensan distinto a ellas, y con ideologías que parten de pasar por encima de quien sea para estar mejor, incluso aquellos seres indefensos que no han nacido, usando como pretexto que ellas deciden sobre su cuerpo.

Cuando leo las historias del pasado veo que ellas jamás hicieron nada pensando en estar por encima de alguien o algo, los derechos por los que peleaban solo podían mejorar lo que ya existía, estaban convencidas de hacer equipo con el hombre, espalda con espalda.

Querida mujer te invito a leer, investigar y profundizar antes de ponerte un pañuelo. No olvides que fuimos creadas para dar vida, ojo que no me refiero solo a la parte biológica, sino a esa cualidad que nos hace dar vida con nuestras palabras, con nuestros actos y con la dulzura de nuestro corazón.

Si te enfrentas a situaciones que atropellen los derechos de una mujer, actúa en favor de la justicia y desde los principios por los que lucharon las primeras defensoras de los derechos de las mujeres: respeto y dignidad.

No dejes de luchar por tus sueños, pero no comprometas o sacrifiques la vida de alguien más para alcanzarlos, siempre encontrarás la forma de lograrlo. Sin duda la lucha sigue, pero avanzaremos más si lo hacemos juntas y no divididas.

Vanesa Juárez de Muñoz

Porrista número 1 de los míos. Artista. Fanática de la cocina y del buen comer. Comunicadora social de profesión, pecho amarillo de corazón.

Vanesa Juárez de Muñoz – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes