Tiempo de lectura: 2 minutos

En este tiempo en cuarentena nos preguntamos por qué los otros reaccionan de la forma en que lo hacen. Qué tal replantear la pregunta a ¿cómo será vivir conmigo?

Igual que tú me encuentro encerrada en casa, te hablo un poco de mi… soy chef de profesión, esposa y mamá de dos princesas, una de 9 y otra de 5 años.

Debo confesar que al principio de la cuarentena me sentí abrumada, asustada, desesperada y sobre todo con un humor insoportable. Todo a mi alrededor me molestaba, lo que no entendía era que no solo yo estaba así. Mi esposo preocupado por las finanzas, mis hijas absorbiendo el estrés sin entender qué pasaba.

Te empiezas a dar cuenta de actitudes de tu familia que ignorabas, porque cuando nuestra vida era normal todos estábamos más preocupados en nuestros compromisos que no nos fijábamos en los detalles. Te confieso que lloré, me estresé y tenía ganas de tirar la toalla y sin motivos válidos. Mis amigos me reconocen como una persona alegre y positiva. ¿Será que la cuarentena estaba sacando lo peor de mí o mi verdadero yo?

Me gusta leer mucho, entre mis libros y la oración descubrí que el secreto de la felicidad es hacer feliz a otros, que no es una una emoción sino una decisión…  La decisión de soportarnos unos a los otros.

Es increíble que en el tiempo en donde debemos estar más unidos como familia es cuando más separados queremos estar. Así que la próxima vez que encuentres difícil vivir con otros, imagina cómo será vivir contigo.

Podrías decir que no se trata de ti, sino del desorden, los gritos de los niños, el ambiente de desesperación, ¡las malas noticias y lo enojado que se mantiene el esposo! Parece que así es es imposible sentir paz.

Déjame decir que ¡tú puedes cambiar ese ambiente! Las personas encuentran la manera de convertirse en lo que las motiva a ser y no en lo que las obligas a ser.

No te afanes por la perfección (eso va para mí) más bien disfruta el momento, la vida no se va a derrumbar por un día de relax, un día de desorden. Si estás en paz serás capaz de contagiarla a todos.

Entre el caos mantén la calma, es más fácil buscar una solución tranquila y no cuando estamos enojadas. Si en algo no estás de acuerdo con tu esposo , no discutan (Romanos 14:1) una cosa es opinar y otra cosa es pelear. La clave está en el tono en que lo dices, según el tono en que lo expreses así será la reacción del otro. Razonemos juntos. Trabajemos juntos. Y si la discusión falla, que el amor gane.

Perdonar es simplemente el acto de cambiar de actitud hacia el ofensor; consiste en eliminar el deseo de herir y considerar la posibilidad de estar en paz. Dar un paso en dirección al perdón es un acto decisivo hacia la felicidad.

Las emociones positivas nos ayudan a fortalecer nuestras relaciones e incluso a mejorar nuestra salud física, porque nos aumentan la energía.

Haz un ejercicio: el día de hoy acude a alguien que tengas cerca y toma dos minutos para decirle lo buena persona que es, ¡vamos anímala! Esa persona no solo se sentirá bien, también tú te llenarás de alegría, porque la clave de tu felicidad es hacer feliz a otros. La forma más fácil de hacerte sonreír a ti mismo es hacer sonreír a alguien más primero.

Te he hablado desde el corazón con lo que a mí me ha funcionado en este tiempo.

Angela de Rosales

Esposa, mamá de 2 princesas. Chef. La recetas no funcionan a menos que utilices el corazón y un corazón alegre da mejor sazón. @chef.angelitatejeda

Angela de Rosales – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes