fbpx

¿Cómo enseñarle a tus hijos a amarse?

¿Cómo enseñarle a tus hijos a amarse?

La cotidianidad es el mejor escenario para formar, educar y llenar a los hijos de herramientas que les permitan crecer seguros de sí mismos y se sientan amados.

Es un anhelo de toda madre que sus hijos se amen, acepten y trasciendan, pero de alguna manera visualizamos este logro a largo plazo, ya cuando nos jubilemos mientras bebemos té, sin duda en ese momento veremos cómo nuestros hijos florecen, pero ¿por qué esperar tanto?

¿Cómo hacemos posible que nuestros hijos se amen, se acepten y trasciendan? En el panorama actual que incluye lavar platos, doblar la ropa, supervisar tareas, enviar correos y atender la oficina cómo formamos a un ser humano que formula creencias sobre quién es, cómo es el mundo y lo que necesita para pertenecer y sobrevivir.

Usemos un ejemplo cotidiano para ir al fondo de nuestro corazón y podamos –con toda compasión–observarnos en la cotidianidad y en la magia presente para lograr estos tres grandes objetivos de los que hablamos.

Contexto: niño en la cocina, sirviéndose refresco en un vaso que termina derramando y se crea toda una laguna en la mesa y en el piso. (Respira).

Mamá entra y cuando observa el desastre dice: ¿pero qué hiciste? Te he dicho mil veces que no hagas eso porque no podés, ¿ves el relajo que has hecho? ¿Y quién va a limpiar esto ahora? 

Mientras le quita el pichel de refresco de las manos le dice: ¡Vete de aquí, porque si no esto se convertirá en un desastre más grande! Yo limpiaré más rápido.

Es probable que esto parezca un ejemplo exagerado, pero si nos somos sinceras, alguna de estas frases puede haber salido de nuestros labios o haberse aparecido en nuestra mente. Tranquila, eso no te hace una madre terrible, posiblemente tener nuevas herramientas te ayudará a sentirte sostenida y acompañadas y hará la diferencia.

De esta situación cotidiana, analizaremos tres lecciones que el minichef acaba de aprender a partir de lo que el adulto a cargo ha dicho y hecho:

1. ¿Quién soy?

Soy torpe, soy sucio, mis ideas no son buenas, no puedo hacerlo por mí mismo, creo desastres.

2. ¿Cómo es el mundo?

Inseguro (no puedo poner en práctica mis ideas).

Enojado (mis adultos importantes se molestan frecuentemente conmigo).

Extraño (no puedo sentir que puedo usar en libertad lo que hay en mi hogar, porque puedo equivocarme).

3. ¿Qué necesito hacer para pertenecer y sobrevivir? Esta pregunta la responderás tú, querida lectora.

Si tú fueras este pequeño ¿qué harías para pertenecer? ¿Elegirías la “obediencia ciega”? ¿Aprenderías a tener miedo ante cada nueva idea por lo que tus adultos pensarán o dirán? ¿Tomarías una acción desafiante para defenderte y tratar de explicar que tu intención no era crear ese desastre? ¿Te esconderías en el silencio o usarías el llanto y los gritos para tratar de ser escuchada?

¿Ves cómo en la cotidianidad podemos trabajar en la construcción del amor propio? La buena noticia es que siempre podemos intentar hacerlo diferente. Misma escena, misma mamá con diferentes respuestas:

–Parece que alguien tiene sed, ¿qué sucedió, cuéntame? Aunque la respuesta sea obvia: de derramó el refresco. Aprovecha para escuchar, permitir que tus hijos hablen les hace sentir importantes, amados y validados.

–Bien, ¿qué necesitamos para limpiar? ¿Sabes en dónde está el limpiador? Hacer preguntas que hagan sentir a tus hijos integrados a la solución permitirá que desarrollen independencia y seguridad.

–Entiendo que tenías sed, si el pichel está muy lleno puedes pedir ayuda. Y a partir de ahora practicaremos juntos cómo servir, ¿de acuerdo?

¿Quién soy? Soy importante, me escuchan, lo que siento es valioso, puedo buscar soluciones, soy parte de este hogar, soy amado

¿Cómo es el mundo? El mundo me incluye, me da oportunidades, puedo intentar las veces que necesite, estoy acompañado, me acepta como soy. ¿Qué necesito hacer para sobrevivir y pertenecer? Puedo pedir ayuda, no estoy solo, puedo proponer soluciones, me siento orgulloso de mis logros, trasciendo.

Así que esta es mi invitación a que uses la magia que la cotidianidad tiene para ti para construir este gran amor propio en tus hijos, que no es más que el camino que te lleva a un destino mejor.

Asegúrate de rodearte de redes de mujeres que te sostengan, acompañen y nutran para que tú también seas la mamá que quiere ser.

Mamá de 3. Psicóloga, experta en disciplina positiva. https://www.facebook.com/nisselyherrerapsicologia

Nissely Herrera – who has written posts on Ladrona de frases.


Artículos relacionados

Comenta

Tu email no sera publicado en ningún momento. Requieres llenar los campos marcados *

– who has written posts on Ladrona de frases.