Tiempo de lectura: 3 minutos

La ansiedad es una respuesta de supervivencia que nos ayuda a afrontar desafíos y enfrentar dificultades.

Sabemos que las mujeres somos más propensa que los hombres a padecer de ansiedad. Las investigaciones arrojan resultados sorprendentes. Por cada hombre que sufre de ansiedad existen 3 mujeres que la están padeciendo. La Organización Mundial de la Salud ya ha explicado que el género es un factor determinante en relación al desarrollo de ansiedad y depresión ¿Las causas?

Existen diferentes componentes que hace a la mujer más vulnerable frente a la ansiedad. Por un lado, las fluctuaciones hormonales pueden aumentar las probabilidades en las mujeres de tener crisis de pánico, especialmente en el periodo premenstrual. A nivel cultural sabemos que las mujeres afrontan fuertes desafíos en nuestra sociedad. Las violencia de género, la desigualdad socioeconómica y las dificultades que conlleva la maternidad son algunos de los factores de riesgo.

Por otro lado, las mujeres hablan más abiertamente acerca de sus emociones y buscan ayuda profesional, mientras que los hombres por lo general tienen un fuerte mandato social que les impide expresarse libremente, por lo que muchos de ellos terminan recurriendo a la desconexión, alcohol y uso de drogas para reducir el estrés.

La ansiedad es una respuesta normal de supervivencia que nos ayuda a afrontar nuevos desafíos y nos pone en funcionamiento para hacer frente a las dificultades de la vida cotidiana. El problema aparece cuando las personas activan una “falsa señal de peligro” de forma intensa y/o prolongada en el tiempo.

Los seres humanos somos los únicos animales capaces de generarnos estados de ansiedad y sufrimiento por lo que imaginamos que podría sucedernos o suceder. El resto de los animales sólo responden con miedo frente a un estímulo aversivo o mediante un proceso de aprendizaje condicionado. Esta capacidad humana nos ha dado el inmenso beneficio de imaginar el futuro, decidir nuestro destino y trascender, pero también nos ha causado enorme sufrimiento cuando nuestros pensamientos negativos no se alinean con nuestros objetivos principales.

¿Qué hacer con la ansiedad? ¿Cómo superarla?

El primer paso es identificar qué es lo que nos está generando ansiedad, no sólo las situaciones que despiertan estrés sino también y fundamentalmente nuestros patrones de pensamiento: ¿estás siendo perfeccionista? ¿cómo te hablas a ti misma? ¿sientes que tienes que satisfacer a todo el mundo? ¿te cuesta superar las frustraciones? ¿te enojas o castigas cuando no logras tus objetivos? ¿te cuesta tomar decisiones? ¿sientes culpa cuando no estás al servicio de otros? ¿cuáles son los pensamientos negativos que disparan tu ansiedad?

Cuando logras reconocer tus patrones de pensamiento es importante que te tomes un tiempo para plasmarlos en un papel. Escribir nuestros pensamientos no solo cumple una excelente función de descarga emocional, sino que nos ayuda a organizar nuestros pensamientos. Una vez que escribas todos tus pensamientos busca el que te resulte más irracional y comienza a discutirlo.

Durante el debate cognitivo deberás escribir pensamientos alternativos: ¿qué le aconsejarías a una amiga que estuviera pasando por una situación similar?, ¿cómo le hablarías a un niño?, ¿qué me diría una amiga o un familiar?, ¿hay otra forma de ver la situación?, ¿cómo podría afrontarla desde una perspectiva más saludable?, ¿qué es lo que sí puedo controlar y qué es lo que está fuera de mi control?, ¿si no pudiera cambiar lo que me está perturbando qué estrategia de afrontamiento utilizaría para lidiar mejor con ello?, ¿cuál es el beneficio de pensar excesiva y constantemente en las dificultades?, ¿qué puedo hacer ahora para sentirme mejor?

Poco a poco verás cómo tus pensamientos irracionales y disfuncionales comienzan a desvanecerse. Escribir nos permite releernos una y otra vez, tener la posibilidad de volver a aquellos pensamientos, si vuelven a repetirse y ver con mayor claridad lo que no logramos percibir cuando estamos bajo la influencia del estrés y la ansiedad.

La práctica resulta fundamental en el proceso. Así que no te desanimes si identificas alguna dificultad, todo cambio requiere ejercitación, constancia, pero por sobre todo mucha paciencia y compasión.

Jacqueline Lapidus

Psicóloga especializada en Ansiedad (Argentina) Master in Mental Health Counseling (USA) Sesiones de Life Coaching Online Instagram: @ansiedad_life_coaching Facebook: www.facebook.com/malditaansiedad Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCDE1l8anobJg5lt08AdaFA/videos?disable_polymer=1

Jacqueline Lapidus – who has written posts on Ladrona de frases.


¿Te gustó? Compártelo en tus redes